Estaciones espaciales


Las estaciones espaciales, como el Spacelab (EEUU) y la Mir (Rusia), permiten realizar experiencias científicas en condiciones de ingravidez.
Las estaciones espaciales pueden recuperarse, aterrizando como un avión, y permiten reparar satélites en órbita o transportar módulos a estaciones espaciales.



Las estaciones espaciales y la velocidad en órbita


Para describir las estaciones espaciales tendras que saber otras cosas como por ejemplo que en si una órbita determinada en torno a la Tierra, las naves espaciales deben llevar una velocidad precisa, por debajo de la cual volverían al planeta, y si fuera mayor se perderían en el espacio. En una órbita situada a 220 Km de la Tierra, las estaciones espaciales han de ir a 27.900 Km/h; ésta velocidad se mantiene porque en el espacio exterior no hay ninguna resistencia que se oponga al avance.

Lanzamiento y retorno

El despegue y el aterrizaje son los momentos más difíciles del vuelo espacial.
Para lanzar una nave o un satélite al espacio se requiere una gran cantidad de energía.
Ésta es proporcionada por la quema de grandes cantidades de potente combustible, alojado en varios cohetes que se desprenden sucesivamente a medida que aquél se agota.

Conforme gana altura, el peso de la nave disminuye y la necesidad de combustible impulsor es menor asi es como la astronautica funciona, hasta que cesa del todo al llegar a la órbita fijada. En el retorno, las dificultades son mayores.

Al reentrar en la atmósfera se encienden lo cohetes de frenado y de guía para entrar en ella formando un ángulo que evite la desintegración de la nave por el rozamiento con el aire; aun así, se genera un intenso calor del que se protege la nave con un escudo térmico.
Después unos paracaídas permiten el aterrizaje o amerizaje suave.

Astronautica - Satelites espaciales - Nave espacial - Evolucion - Estaciones espaciales - Viajes espaciales